lunes, 2 de febrero de 2009

La ley antitabaco la inventaron los nazis

Colaboraron en el holocausto, asesinando y torturando mediante experimentos “pseudo-científicos”. Practicaron la “eutanasia” a miles de personas con discapacidades físicas y mentales. Esterilizaron a todos aquellos grupos que consideraban “biológicamente inferiores”. Los médicos nazis cometieron esas y otra incontable lista de atrocidades como parte de la descabellada cruzada de Hitler por conseguir una raza superior. Sin embargo la Alemania nazi también estuvo muy por delante, respecto al resto de países, en lo que a reformas sanitarias se refiere. Sus científicos fueron los primeros en descubrir la conexión entre el cáncer de pulmón y el tabaquismo, e incluso a día de hoy sus campañas para promover la salud nos parecerían progresistas… e incluso nos recordarán a las medidas tomadas ahora en España.

Junto con el alcohol, los cigarrillos eran considerados un “veneno genético” que podría propiciar la degeneración de la ‘raza alemana’. Esta sustancia era vista como un elemento a combatir dentro de la llamada “limpieza racial”.

En 1939 se llevó a cabo el primer estudio controlado sobre tabaquismo y cáncer de pulmón. Los resultados obtenidos pusieron en evidencia la relación entre el consumo elevado de cigarrillos y el desarrollo de este tipo de tumores.

Ley antitabaco

Los militares tenían prohibido fumar en las calles, durante las marchas y los periodos de permiso y, en la escuela, los niños y los profesores tampoco podían consumir. Lo mismo les ocurría a los menores de 18 años.

El tabaco también estaba vetado en los trenes y autobuses urbanos, lugares de trabajo, edificios públicos, hospitales y residencias. Y casi en los coches ya que, según indica el documento, los conductores que tuvieran un accidente mientras fumaban eran acusados de negligencia criminal.

La publicidad de esta sustancia estaba muy controlada y parece que incluso se llegó a debatir si los fumadores merecían los mismos cuidados sanitarios que el resto de las personas.

El tabaco no era el único objetivo de la política sanitaria, el gobierno también trató de impulsar el consumo de verduras y frutas, del pan integral y desaconsejó la nata montada.

“Madres, debéis evitar absolutamente el alcohol y la nicotina durante el embarazo y cuando cuidéis a los niños. Dificultan, dañan, trastornan el curso normal del embarazo. Bebed zumo de frutas”, reza uno de los manuales de salud de la época.

“Hermano nacional socialista, ¿sabes que tu ‘Führer’ está en contra del hábito de fumar y piensa que cada alemán es responsable de sus actos y misiones frente a todas las personas, y que no tiene el derecho de dañar su cuerpo con drogas?”. Este texto de una revista de la Alemania nazi muestra cómo los brazos de la dictadura de Hitler también aprisionaron el tabaco.

[Resumen de este viejo artículo de El Mundo]
[Más información en inglés]

Ya veis… la locura de Hitler por conseguir una raza superior también lo llevo a promover actitudes positivas. Aunque para lograrlo, como en otras cosas, se basara en campañas propagandistas engañosas (usando falsas estadísticas, tratando de meter miedo con el gran coste que tenía para la seguridad social o incluso con el enorme poder de las compañías tabaqueras). En esta web (a favor del consumo) tienen una colección de carteles de la época (con su explicación).


tú no lo fumas… él te fuma

Nota: Cómo siempre hay algún loco suelto lo aclararé explícitamente. Este artículo no intenta exaltar nada del nefasto periodo nazi. Tampoco trato de insinuar que la Ley Antitabaco puesta en marcha ahora en España sea fascista o “intrucionista” (la podemos discutir en detalle en los comentarios). Personalmente, y a pesar de que no hay ninguna decisión perfecta, me parece que es más positiva que negativa, por lo que la apoyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada